Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Tuesday, April 13, 2021

Las familias migrantes luchan contra la falta de ayuda de tutoría en inglés y en la escuela durante COVID-19

Programas como Libros de Familia ofrecen tutoría para los hijos de familias migrantes durante la pandemia

Imagen para Libros de Familia
Imagen para Libros de Familia

Skyler Cuevas recuerda los momentos cuando ella sirvió como voluntaria de tutoría para niños de familias migrantes con su organización Children Beyond Our Borders. Ahora como presidenta de la organización, Cuevas y su equipo se están adaptando a los cambios que COVID-19 les trajo a ellos y a las familias migrantes a las que sirven.

“Poder ofrecer estos servicios y haciéndoles saber que nosotros estaremos ahí por ellos cada semana para continuar ayudándoles en la educación de sus hijos fue icónico”, dijo la presidenta.

Antes de la llegada del COVID-19, las familias migrantes del condado de Alachua recibían ayuda en persona de parte de un grupo de voluntarios especiales afiliados con la organización Children Beyond Our Borders, o CBOB por sus siglas en inglés. Un programa dentro de CBOB, Libros de Familia, se dedica a cerrar la brecha entre los hijos de familias migrantes y la educación de calidad.

La organización sin fines de lucro fue fundada en 2003, establecida por un grupo de estudiantes colombianos de UF que se enfocaban a ayudar los niños de Colombia. Después de 18 años, CBOB extendió su enfoque de Colombia a los niños de todo el mundo con la esperanza de que la educación pueda empoderar a todos los niños.

“Nuestro principal objetivo es que la educación equivale al empoderamiento para la comunidad latina… si tienes alguna conexión con un grupo minoritario, deberías tenerlos en cuenta de cualquier manera que pueda”. 

Aquí en Gainesville, el capítulo de CBOB de la Universidad de la Florida ayuda a niños locales con servicios de tutoría y becas.

Joel Hernandez, el coordinador de Libros de Familia de UF, está a cargo de mantener el programa y de conectar a estudiantes voluntarios de UF con las familias migrantes del condado.

“Antes del coronavirus, los voluntarios iban a la casa de su familia asignada o se reunían con su familia en la librería, y tenían una relación cercana ayudando a los hijos y sus familias”, comentó Hernandez. Ahora, esas relaciones son difíciles de mantener debido a las luchas que enfrentan muchas familias y sus hijos a causa de la pandemia, la cual ha cambiado la manera en que los niños atienden a sus clases virtualmente. 

El plan de reapertura de la Junta Escolar del Condado de Alachua permitió que los estudiantes regresen al aula con medidas establecidas para mantener a los estudiantes seguros, pero muchos niños de familias migrantes luchan con estudiar virtualmente. 

“Imagina que eres un estudiante sin saber el inglés y te estás retrasando porque tienes que aprender inglés, y encima de eso tienes que tomar una clase para aprender el lenguaje”, dijo Hernandez. “Adicionalmente, si eres alguien que se muda de lugar a lugar, no estás recibiendo una experiencia de educación [igual a la] que otros estudiantes reciben”.

Hernandez también enfatizó el hecho de que la mayoría de los padres no hablan inglés y no saben cómo usar la tecnología requerida para que sus hijos estudien virtualmente. La aplicación Zoom es usada frecuentemente en las escuelas, y los estudiantes voluntarios a menudo tienen que mostrarles cómo conectar a los hijos con Libros de Familia en línea. Además, los inmigrantes no califican para la ayuda de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica de Coronavirus (CARES).

“Un problema muy grande ha sido la conexión wifi. Nos parece tan simple, pero algunos de ellos no pueden pagar un buen wifi o simplemente no lo tienen”, dijo Cuevas. Además del hecho de que algunas familias no pueden pagar el wifi y los dispositivos para la educación de sus hijos, algunas ni siquiera tienen los medios para cubrir las necesidades humanas básicas.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

Programas como Libros de Familia son unas de las únicas medidas por las que las familias inmigrantes reciben reconocimiento durante la pandemia del COVID-19. El Programa de Educación Migrante de Alachua ayuda a estas familias y trabaja con CBOB para avisarles sobre familias que necesitan tutoría para sus hijos.

“Es una relación casi simbiótica porque se enriquecen los voluntarios de UF al conocer estas familias… y es como cambiarse de país al momento que llegan a esas casas”, cuenta Victoria Gomez de la Torre, supervisora del Programa de Educación Migrante de Alachua. Gomez se dedicó a ayudar niños y familias migrantes cuando empezó como tutora hace 15 años después de graduarse con su maestría en estudios latinoamericanos de la Universidad de la Florida.

La supervisora dice que parte de la explosion en la población latinoamericana en el condado de Alachua se puede atribuir al mayor número de inmigrantes que llegan al norte de la Florida para diferentes temporadas agrícolas.

“Ha afectado a la población migrante porque viven en lugares muy rurales, trabajan en los campos en su mayoría, es gente que no necesariamente escucha las noticias… es gente que por obvia razones no está en el radar ni de los departamentos de la salud, ni de una entidad que trabaja con el problema de COVID”, dijo Gomez de la Torre.

Entre 150.000 y 200.000 trabajadores agrícolas migrantes y de temporada y sus familias viajan y trabajan anualmente en el estado de la Florida. Muchos de ellos llegan a trabajar con sus familias, incluyendo sus hijos que viven en campos de residencia en diferentes campos en el norte de la Florida. 

“Nadie los tiene como población de su estado, entonces nadie los toma en cuenta para tomar decisiones dentro de la pandemia”, dijo Gomez de la Torre. 

Para adultos que están buscando recursos de tutoría o clases para aprender inglés, el Distrito de Bibliotecas Públicas del Condado de Alachua ofrece varios programas a la distancia. Sheila Bishop, la coordinadora del Programa de Alfabetización del Distrito de Bibliotecas del Condado de Alachua, dice que aunque los programas en persona están en pausa, todavía hay otras medidas de aprendizaje en línea que los estudiantes de inglés pueden encontrar útiles.

Las aplicaciones móviles de Transparent Language y Kids Speak están disponibles en la tienda de aplicaciones móviles de forma gratuita con una tarjeta de la biblioteca. 

“Muchos individuos aprendiendo el inglés que hablan principalmente español me informaron que realmente disfrutan usando la aplicación para la práctica diaria”, dijo Bishop.

Aunque no se ofrecen actualmente, la biblioteca tiene clases de alfabetización en persona sin costo para los estudiantes de inglés. El Distrito de Bibliotecas del Condado de Alachua también trabaja con asociados comunitarios como Welcoming Gainesville y el Rural Women's Health Project (RWHP) para ofrecer programas dedicados a ayudar a los nuevos inmigrantes a aprender inglés y tomar decisiones informadas sobre salud y finanzas.

“Estamos buscando trabajar con estos asociados comunitarios para mejor servir las necesidades de estudiantes adultos y estudiantes del idioma inglés a través de nuestra comunidad al tener más conversaciones, que están en progreso”, dijo Bishop.

Comuniquese con Isabella Barnet: ibarnet@alligator.org.

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.