Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Saturday, May 08, 2021
disabilities

This story was translated by Kristine Villarroel

Cuando las escuelas del condado de Alachua hicieron la transición al aprendizaje en línea en marzo producto al COVID-19, a Jeremiah, un estudiante de 12 años, le costó trabajo completar sus tareas. 

Para Jeremiah, quien tiene un trastorno de hiperactividad con déficit de atención, autismo, trastorno límite de la personalidad, trastorno bipolar, ansiedad de separación, trastorno oposicionista desafiante y trastorno reactivo del apego, los días escolares frente a un monitor fueron difíciles. 

Su madre, Vanessa Henry, una residente del suroeste de Gainesville de 54 años, comentó que él tuvo dificultades completando sus tareas sin profesores que lo mantuvieran enfocado. 

Henry comentó que Jeremiah se frustra fácilmente si no comprende lo que está haciendo. 

Jeremiah es uno de los 4,000 estudiantes con discapacidades en las Escuelas Públicas del Condado de Alachua. Estos alumnos representan alrededor del 15 por ciento de los estudiantes del distrito escolar forzados a aprender desde casa. Aunque todos los estudiantes adoptaron un nuevo método de aprendizaje, las inequidades para aquellos con discapacidades se volvieron más aparentes ya que los sistemas de apoyo tradicionales se perdieron en el salón de clases virtual. 

Las preocupaciones regresaron con el comienzo del nuevo año escolar. Por eso, desde que llegó el momento de decidir cómo Jeremiah iba a comenzar el curso, Henry  decidió enviar a Jeremiah a Fort Clarke Middle School. 

Henry explicó que estar en un salón con un profesor es lo que Jeremiah realmente necesita para poder ser un mejor estudiante. 

Sin embargo, para otros, un regreso al aprendizaje en persona durante la pandemia del COVID-19 es peligroso dada la susceptibilidad aumentada del virus. 

Las familias están notando la pérdida de las habilidades sociales y académicas de sus niños. Al ser sacado de sus salones, las circunstancias también impactaron sus acomodaciones

ACPS publicó su plan de reapertura más reciente tras el cierre por COVID-19 en marzo sin pautas separadas para definir cómo iba a ser manejada la educación de alumnos excepcionales como Jeremiah.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

La Educación de Estudiantes Excepcionales, o ESE por sus siglas en inglés, solo es mencionada dos veces en el documento de apertura de 17 páginas. Esta educación designa educación para estudiantes con necesidades especiales y discapacidades. 

Esas dos menciones revelan que los Planes de Educación Individual, o IEP por sus siglas en inglés, que ajustan la educación para cada estudiante, van a ser honrados en la Academia Digital de Alachua. Esta academia es la opción de aprendizaje en vivo en línea con profesores de sus escuelas asignadas realizado por medio de Canvas, Zoom y en la Alachua eSchool, la opción más flexible con educadores específicos de la eSchool. 

Un Plan de Aprendiaje Individual le garantiza a Jeremiah apoyo en el salón por medio de una terapeuta de comportamiento que se sienta con él en el salón de clases en todo momento y lo ayuda a manejar sus conducta. 

Sin embargo, esta terapeuta no va a las casas, así que con el cambio a aprendizaje remoto, el apoyo de Jeremiah se volvió virtual. 

Servicios tales como terapias y acomodaciones están disponibles para los estudiantes con discapacidades mediante las tres opciones educacionales ofrecidas para este año escolar, declaró Donna Kidwell, la directora ejecutiva de ESE y los servicios de apoyo a los estudiantes de ACPS. 

Las reuniones de IEP, en las cuales los padres, profesores, terapeutas y representantes del distrito escolar se reúnen para discutir metas y servicios de apoyo ajustados para cada estudiante pueden ser realizadas en persona o en línea, declaró Kidwell. 

Kidwell añadió que las reuniones de IEP para los estudiantes van a ser realizadas en línea las primeras semanas de clase para asegurarse de que las necesidades de cada estudiante están completamente documentadas y apoyadas por el IEP ya sea en persona o en línea.

Para la opción de escuela física tradicional, la capacidad de los salones de clase probablemente va a ser reducida de entre un 45 a un 60 por ciento debido a la pandemia. Los estudiantes tendrán que usar mascarillas y respetar el distanciamiento social mientras sea posible como fue detallado en el documento de apertura. 

Si un estudiantes tiene un problema médico o sensorial que limita su habilidad de usar una mascarilla, un doctor tendrá que proveer documentación, por ejemplo una carta explicando el motivo, declaró Kidwell. 

Aparte del uso de mascarillas, el apoyo para estos estudiantes en los salones físicos no será diferente al de años anteriores. Kidwell declaró que los servicios funcionarán de la misma manera que siempre lo han hecho. 

Si un niño no puede usar una mascarilla, podrá usar escudos faciales, comentó Kidwell. Si ninguna de estas opciones es posible, el personal de ACPS usará equipamiento personal extra, añadió. 

Jeremiah a veces tiene problemas usando su mascarilla y le desagrada seguir órdenes, pero su madre dijo que le ha hablado sobre la importancia del distanciamiento social y sobre cómo interactuar con sus compañeros de manera segura. Él no ha estado alrededor de nadie fuera de su familia durante cuatro meses, sin contar las veces que ha salido a pescar o a jugar baloncesto. 

Si un estudiante necesita que un profesor o un asistente educacional que provee apoyo extra en el salón se acerque a menos de seis pies, ellos lo harán de manera rápida para reducir el riesgo de transmisión del virus, según Kidwell. 

En la Academia Digital de Alachua, Kidwell comenta que los estudiantes seguirán recibiendo atención especializada. 

Todos los modelos de apoyo van a ser transferidos a las clases virtuales por medio de Canvas o Zoom, comentó Kidwell. Esto incluye la co-enseñanza, en la cual los estudiantes con y sin necesidades educacionales especiales comparten un salón de clases o la intervención grupal, en la cual un estudiante es sacado del grupo para instrucción individual. 

Terapia ocupacional y de lenguaje también estará disponible en línea, explicó Kidwell. 

Para asegurarse que los profesores y paraprofesionales estén preparados para apoyar a los estudiantes por medio de las pantallas de sus monitores, se sometieron a dos semanas de entrenamiento vía Zoom. 

Para la flexible Alachua eSchool, Kidwell dijo que los servicios de ESE y las opciones de apoyo son más limitadas. Los padres que elijan esta opción igual pueden optar con terapias virtuales o llevar a sus hijos a las escuelas físicas. 

Todavía no hay un desglose exacto de cuántos estudiantes de ESE en el distrito están usando cada opción de aprendizaje de acuerdo a Kidwell. Algunos padres todavía están considerando la mejor decisión para sus hijos.

Henry era una de esos padres tomando esta decisión tan dificultosa. 

A pesar de que Henry dijo que temía la enseñanza en persona para su hijo al principio, se sintió más cómodo luego de que el condado publicara un video detallando los protocolos de COVID-19 de las escuelas, tales como evaluaciones diarias. Ella opina que Fort Clarke Middle School necesita estar consciente y pendiente de las necesidades únicas de algunos estudiantes. 

Henry comentó que se despierta todos los días sin saber qué esperar del comportamiento de Jeremiah. Ella dijo que no quiere que su hijo comience la secundaria en la oficina del director. A su vez, expresó que va a rezar todos los días para que Jeremiah sea obediente, disciplinado y se mantenga con su mascarilla puesta. 

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.