Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Wednesday, October 20, 2021
<p dir="ltr"><span>Rising Stephen Foster Elementary School fourth grader Cassius Goldman holds a congratulatory piece of “miss you mail” from his third grade teacher, Stephanie Anderson.</span></p>
<p><span>&nbsp;</span></p>

Rising Stephen Foster Elementary School fourth grader Cassius Goldman holds a congratulatory piece of “miss you mail” from his third grade teacher, Stephanie Anderson.

 

This story was translated by Guamay Martell

Kaayana Sharma, 10 años, pasó el recreo jugando Ga-Ga Ball con sus amigos, un pasatiempo popular en la escuela primaria Stephen Foster. La pelota se movía libremente entre los estudiantes mientras ellos saltaban y reían durante un descanso de sus clases.

De pronto, la pandemia global comenzó, una experiencia que ha cambiado la vida de la estudiante de cuarto grado, Kaayana Sherman. Ahora, a pesar de que puede regresar a la escuela por primera vez desde marzo, tendrá que utilizar una mascarilla. Kaayana compartió que ahora cuando pasen la pelota en Ga-Ga Ball, tendrán que detener el juego para desinfectarla.

La Junta Escolar del Condado de Alachua requerirá el uso de mascarillas faciales cuando las escuelas públicas del condado comiencen el 24 de agosto. Las clases empezarán dos semanas después de lo programado inicialmente, sin embargo muchos estudiantes y maestros creen que este plan de reapertura escolar no está tomando en cuenta su seguridad.

Los estudiantes y las familias pueden elegir si prefieren regresar a las escuelas físicas o aprender digitalmente. A pesar de que Kaayana echará de menos el recreo, ella y su familia decidieron que las clases en línea eran la opción más segura, ya que dijeron que hay más de 10,000 casos diarios en la Florida, por lo que volver a la escuela es una decisión bastante riesgosa.

Sin embargo, la maestra de tercer grado de Kaayana, Stephanie Anderson, no tiene la opción de enseñar de forma remota. Mientras que algunos estudiantes optan por aprender en persona, los maestros de distrito deben volver a trabajar. De acuerdo con un mandato estatal emitido el 6 de julio, las escuelas de la Florida deben reabrir.

Mientras Anderson predice que muchos de sus estudiantes elegirán aprender desde sus casas, ella explicó que distrito escolar exige que ella esté en el aula aunque esto signifique arriesgar su vida. Con pruebas lentas y un aumento en los casos, Anderson dijo que cree que no hay una forma segura de regresar al aula.

Anderson expresó que no hay nada que quiera más que estar en el aula con los estudiantes pero que no cree que sea seguro para la comunidad regresar ahora ya que esto proliferá el brote del virus.

Anderson indicó que apoyaba el retraso en el inicio de clases en la reunión de la junta escolar de la semana pasada. Sin un mayor financiamiento de personal de limpieza y los recursos escolares, las escuelas tendrán dificultades para hacer cumplir con la higiene adecuada para los estudiantes, agregó. Anderson comentó que su frustración no es con la administración de Stephen Foster, sino con el condado y el estado.

Esta profesora no opina que están preparados de ninguna manera para regresar, de acuerdo a los suministros necesarios de sanidad, ya que cada año, son los mismos estudiantes quienes donan toallitas, desinfectante de manos o toallas de papel Lysol.

Anderson expresó que su familia está aterrorizada por su regreso al aula. Sus padres son ancianos, por lo que la familia ha permanecido estrictamente en cuarentena.

Cuando imagina el regreso a la escuela, dice que imagina a los estudiantes abrazándose en los pasillos, quitándose las mascarillas y tocándose la cara.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

Las clases virtuales también serán un gran desafío ya que los estudiantes de tercer grado no dominan la mecanografía y están limitados por los horarios de trabajo de sus padres.

Los maestros de las escuelas públicas del condado de Alachua recibirán un entrenamiento para las clases digitales del 10 al 13 de agosto, según compartió Anderson. El programa tiene como objetivo garantizar que los estudiantes permanezcan bajo el horario habitual de la escuela desde la seguridad de sus hogares.

Para los estudiantes que aprendan virtualmente, Anderson explicó que está planeando reuniones matutinas donde los estudiantes pueden hablar acerca de su día y hacer preguntas.

Si bien pueden estar detrás de las pantallas de las computadoras portátiles, ella quiere relacionarse con los nuevos estudiantes y alentarlos a unirse a las conversaciones. Durante la primavera, Anderson envió correos a cada uno de sus estudiantes para poner una sonrisa en sus rostros.

Shelley MacLean, maestra de matemáticas en la Escuela Secundaria Eastside, comparte la misma preocupación de Anderson.

Su familia también está preocupada por su regreso al aula, según compartió MacLean. Al igual que los padres de Anderson, la pareja de su hermana es una persona con un sistema inmune delicado. Además, se espera que su hermana de luz a un nuevo integrante de la familia el viernes.

MacLean comentó que también llamó a la reunión de la junta escolar. Ella opinó en la junta escolar que los miembros del gobierno estudiantil de Eastside proporcionaron un foro para que los estudiantes expresen sus preocupaciones sobre el regreso a la escuela.

Muchos estudiantes mencionaron la falta de recursos como papel higiénico, toallitas de papel y servilletas, añadió MacLean.

Saanvi Lalwani, 15 años, es un joven en ascenso y senador en el gobierno estudiantil de Eastside. Ella le compartió a The Alligator sobre las preocupaciones de sus compañeros. Entre estas razones mencionó que es poco probable que realmente vayan a limpiar los baños después de cada uso y que los baños pueden tener gérmenes que luego se transmiten a la siguiente persona que los usa.

Si bien expresó que extraña participar en la banda, competir en el equipo de matemáticas y socializar con sus amigos, Saanvi dijo que no quiere arriesgar la seguridad de ella y su familia. Para Saanvi, una pantalla de computadora entre ella y la clase de precálculo de MacLean es preferible a poner en peligro a su familia. Agregó que teme por sus amigos que regresan a clases en persona. Muchas personas que conocen simplemente regresan porque pierden la interacción social, por lo que si regresan solo por interacción social, entonces probablemente estarán en contacto con otras personas, mencionó. Además, le da un poco de miedo porque ha habido casos de adolescentes que mueren y opina que es mejor prevenir que lamentar.

Saanvi dijo que duda que los estudiantes usen mascarillas en los baños o cuando estén lejos de la supervisión de los maestros. La junta escolar tampoco describió los procedimientos de distanciamiento social dentro del aula, lo que genera más preocupaciones para los estudiantes.

Los estudiantes que regresan a la escuela vendrán de dos grupos: aquellos que no tienen acceso a Internet o computadoras y aquellos cuyos padres no creen en la gravedad de COVID-19, expresó MacLean.

A pesar de que MacLean coincide con otros maestros en que el aprendizaje en línea no es lo ideal, esto es preferible para evitar llorar por un miembro de la familia o por un maestro que pueda fallecer, o por el mismo estudiante que se encuentra enfermo y no pueda hacer nada.

Otro de los puntos que agregó MacLean es que hay maestros que han optado por retirarse temprano debido a la pandemia. Estos maestros se vieron obligados a elegir entre la pérdida financiera y el riesgo de morir. Al igual que Anderson, MacLean no culpa a la administración sino a los gobiernos del condado, estatales y nacionales.

Estados Unidos está tratando la reapertura de las escuelas como reapertura de tiendas, expresó MacLean. Para MacLean, una escuela llena de niños que se sientan en una habitación de 20 pies por 20 pies durante siete horas al día no se puede comparar con un pasillo en Walmart.

Los custodios en su escuela también luchan por reponer el papel higiénico y las toallas de papel, agregó. Decir que el trabajo no se está haciendo no es criticar a las personas que hacen el trabajo, si no al sistema que no les está proporcionando los recursos necesarios.

Cuando era niña, MacLean perdió dos meses de escuela debido a una lesión, mencionó, y añadió que eso no le impidió graduarse como la mejor de su clase y se convirtió en maestra. Dijo que era preferible detener la educación por un minuto si esto servía para mantener suficientemente seguras a las personas.

Rising Stephen Foster Elementary School fourth grader Cassius Goldman holds a congratulatory piece of “miss you mail” from his third grade teacher, Stephanie Anderson.

 

Stephanie Anderson, a third grade teacher in Stephen Foster Elementary School’s magnet program, sent “miss you mail” to all of her students after classes were transitioned to an online format.

 

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.