Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Saturday, July 31, 2021

Usando los recursos de La Casita esta primavera

Cómo los estudiantes hispanos pueden aprovechar el año nuevo y encontrar su segundo hogar

Escrito por Kristine Villarroel

Para muchos estudiantes, el Instituto de Culturas Latinas/Hispanas cumple el rol de una segunda casa en el cual pueden congregarse con la comunidad local de estudiantes afines. La Casita, el afectuoso nombre dado por tal comunidad a la sede del instituto ubicada en 1504 W University Ave, ha funcionado como un espacio seguro para la socialización de estudiantes hispanos en UF por décadas. 

“La gente venía a pasar el rato en los sofás, tomar siestas, estudiar, comer juntos, salir al patio”, ilustra Angie Todd, embajadora de HLA y estudiante de psicología de segundo año en UF de 19 años.

Hoy este espacio tiene una cara distinta. La luz entrando por los ventanales en el primer piso del edificio ilumina la mayormente desolada sala principal de La Casita. La edificación, tal como el resto de espacios de congregación disponibles para estudiantes, ha visto una gran reducción en cuanto a números de visitantes dada la actual pandemia del COVID-19. 

“Ahora ves a lo mejor a dos o tres personas venir a lo largo de varias horas, y usualmente se mantienen en las salas de estudio. Ya no ves a personas interactuando en los sofás como antes”, continúa Todd. “La pandemia pegó bastante fuerte”. 

El uso obligatorio de mascarillas faciales, enforzamiento del distanciamiento social a seis pies de distancia, registración virtual al entrar al edificio, reducción de la capacidad y el cierre temporal de algunos espacios son algunas de las medidas de seguridad que se pueden encontrar al visitar La Casita. Al llegar, embajadores de HLA le dan la bienvenida a los visitantes y les ofrecen un breve recorrido por los espacios de La Casita. Dentro de las paredes del edificio se puede sentir el espíritu de comunidad e inclusividad que inspiró la creación del instituto.

En el segundo piso del edificio se encuentra un gran mural detallando la trayectoria e historia de la comunidad hispana en UF y el contexto histórico del surgimiento de La Casita como espacio seguro para la congregación y socialización de estudiantes hispanos. 

Establecida en 1994, La Casita es el resultado del activismo vigoroso y organización efectiva por parte de los estudiantes latinos e hispanos de UF. Con el enfoque primario de servir no sólo como un espacio de convivencia sino también como un espacio en el que se fomenta la educación comunitaria, La Casita tiene una larga historia como ambiente para conversaciones abiertas y honestas sobre las distintas experiencias compartidas por los estudiantes que ocupan este espacio. 

Una de las metas principales del instituto ha sido combatir la alienación y aislamiento que los estudiantes latinos e hispanos enfrentan al salir de regiones altamente hispanas tales como el Sur de Florida y llegar a una institución predominantemente blanca como lo es UF. Al proveer un espacio seguro y abierto para estos estudiantes, La Casita enfatiza el sentido de comunidad y unidad dentro de la universidad. Sin embargo, luchar contra este sentimiento de soledad en medio de un año de distanciamiento social y aislamiento preventivo resulta un desafío sin precedentes. 

“Ser un estudiante de primer año en este tiempo es tan difícil, y los que somos estudiantes de años superiores sabemos como todo cambio,” comentó Victoria Grant, presidenta de la Asociación de Estudiantes Hispanos – HSA por sus siglas en inglés – y  estudiante de neurociencia de cuarto año en UF de 21 años. “Hay muchísimas oportunidades de involucrarse y conocer gente, pero a veces vas a tener que hacer un voto de confianza y confiar que tienes lo que se necesita y que vas a encontrar gente que es afín a ti, que tiene una mentalidad similar a la tuya, y con esa confianza salir al mundo”. 

Mediante una gran variedad de eventos virtuales, la comunidad latina e hispana de UF ha mantenido el espíritu de colaboración y congregación que se retrataba en los espacios de La Casita en los tiempos pre-pandemia. 

Grant hace énfasis en la herramienta de Gator Connect como puente entre los estudiantes y las distintas oportunidades de participación en la comunidad, sugiriendo contactar directamente a los miembros de la directiva de cualquier organización en la que esté interesado. También menciona el rol de las redes sociales y el sitio web de HSA como recurso para encontrar información sobre la organización así como las organizaciones afiliadas a HSA. “Encuentra un lugar que funcione y encuentra un hogar allí; y si no lo encuentras en un lugar lo encontrarás en otro, solo toma tiempo y esfuerzo”. 

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

Aparte de proveer un espacio físico para fomentar la comunidad, La Casita también sirve para conectar a los estudiantes a los distintos recursos a su disponibilidad dentro del campus. Como edificio, La Casita ofrece espacios de estudio, una cocina a disponibilidad de los estudiantes y salones de conferencia en los cuales algunos profesores ofrecen instrucción auxiliar. 

“Como embajadora, amo cuando la gente viene y me pregunta [sobre los recursos disponibles] porque me da mucho placer darle a todos los mismos recursos que yo tuve”,  comentó Todd. “Definitivamente diría que vengan y pidan un recorrido, e inmediatamente te sentirás incluido en una gran familia. No tienes que conocer a nadie aquí; todos son tan amables y abiertos que se va a sentir como una segunda familia”.

La Casita está abierta de lunes a viernes las horas entre 10 a.m. y 5 p.m.

Comuníquese con Kristine Villaroel: kvillarroel@alligator.org.

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.