Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Monday, December 05, 2022

Cuando los votantes ingresan a sus precintos el día de las elecciones, Woody Blue dijo que ve una emoción predominante: miedo.

Blue, residente de Gainesville y masajista de 70 años, ha sido trabajadora electoral desde la década de 1990. En ese tiempo, ha visto a los votantes volverse más cautelosos al emitir sus votos por temor a ser rechazados debido a posibles violaciones.

Con la confusión en torno a los requisitos de identificación y un aumento en la desconfianza electoral y la redistribución de distritos, Blue dijo que los votantes temen más que nunca un viaje fallido a las urnas. Estas preocupaciones se han visto exacerbadas por las acusaciones de fraude electoral y boletas manipuladas en las elecciones de 2020 por parte del expresidente Donald Trump, lo que ha llevado a algunos residentes en estados como Arizona a plantarse fuera de los lugares de votación con armas para intimidar a los posibles votantes.

“La gente está cada vez más asustada de venir a la cabina de votación”, dijo. “Tienen miedo de que les digan que no pueden votar”.

Los trabajadores electorales del condado de Alachua están preparados y listos para recibir a más de 180,000 votantes registrados activos el 8 de noviembre, pero algunos trabajadores dicen que las distracciones pueden retrasar el proceso de la noche electoral.

En medio de la desconfianza electoral y los nuevos criterios de distribución de distritos, los trabajadores electorales y los funcionarios electorales alientan a los votantes a verificar la información de su precinto y tener confianza en el proceso electoral del condado de Alachua.

Las frustraciones de los votantes han aumentado en el condado de Alachua, dijo Blue, principalmente debido a los cambios en los distritos electorales estatales después del censo de 2020. Desde entonces, los votantes se han presentado con constancia en el recinto incorrecto para votar, dijo Blue.

Las confusiones a veces provocan ira en los votantes fuera de lugar, quienes, según Blue, pueden dirigir su molestia hacia los trabajadores electorales. Pero para aquellos que están hartos de nuevos distritos, Blue dijo que deberían abordarlo en la capital.

“Tienes que ir a Tallahassee para quejarte de eso”, dijo Blue. “Nosotros simplemente seguimos las leyes”.

Los votantes pueden combatir la confusión revisando su lugar de votación antes del día de las elecciones. Aaron Klein, portavoz del Supervisor de Elecciones del Condado de Alachua, dijo que los residentes pueden llamar a la oficina para obtener información sobre el precinto y otras consultas si tienen preguntas.

La oficina tiene como objetivo permanecer transparente sobre el proceso electoral, dijo Klein. En medio del creciente escepticismo sobre las elecciones en todo el país, Klein dijo que visitar una oficina electoral accesible puede tranquilizar a los votantes e inspirar confianza en el proceso.

“La gente entiende, ‘Oye, puedo ver de cerca, estos son mis vecinos. Estas son personas de mi comunidad’”, dijo.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

Estos acercamientos buscan disipar los temores de que las elecciones sean injustas y sin control, los cuales se han disparado en los últimos años.

La desconfianza se ha extendido desde las elecciones presidenciales de 2020, cuyos resultados fueron muy cuestionados a través de falsas acusaciones de fraude electoral. Desde entonces, las encuestas de NPR, Pew Research Center y otros medios informan una caída en picada de la confianza en el sistema electoral estadounidense.

En Florida, las acusaciones de fraude electoral han puesto nerviosos a los residentes. El gobernador Ron DeSantis alegó que los delincuentes votaron ilegalmente en 2020, y 20 ex reclusos fueron arrestados bajo cargos de votar sin que se les restituyera el derecho a partir de agosto.

A las elecciones locales les va mejor contra la desconfianza masiva, según los datos de las encuestas, pero el condado de Alachua no ha salido ileso. La falta de papeletas republicanas en un precinto en las elecciones primarias de agosto llevó a algunos a calificar de conspiración, afirmando que, en el mejor de los casos, se trataba de un descuido evitable y de un movimiento calculado en el peor.

La Oficina del Supervisor de Elecciones refutó rápidamente esos reclamos, afirmando que la falta de boletas se debió a una falta de comunicación y que la oficina imprimió suficientes para acomodar a todos los votantes registrados. La oficina está bien equipada para administrar sus responsabilidades previas a las elecciones y participar simultáneamente en las consultas públicas, dijo Klein.

Incluso sin controversias previas, los trabajadores electorales como Kristen Bryant, una empleada de la ciudad de Gainesville de 45 años, dicen que algunos votantes pueden ser intrínsecamente escépticos. Bryant experimentó la frustración de los votantes en 2020 durante su primera elección como trabajadora electoral, donde dijo que algunos votantes estaban a la defensiva al ingresar y llegaron a sus recintos esperando un problema.

Bryant vio a varios votantes ingresar al recinto equivocado durante las primarias de este año debido a la redistribución de distritos, dijo. Aunque la Oficina del Supervisor de Elecciones hizo esfuerzos concentrados para informar a los votantes sobre sus nuevos lugares de votación, Bryant dijo que muchos votantes todavía estaban conmocionados y enojados por el cambio.

“Hicieron el mayor bombardeo mediático posible, pero la gente aún no lo sabía”, dijo. “Había un gran número de personas que estaban muy molestas”.

Los trabajadores electorales no son profesionales, dijo Bryant, pero de cualquier manera, sí están preparados.

Aunque el trabajo de un trabajador electoral no es un compromiso de tiempo completo, Bryant dijo que se someten a una capacitación intensiva antes de las elecciones para garantizar que el proceso sea lo más fluido posible.

La hostilidad de los votantes nunca es una reacción ideal a los problemas del día de las elecciones, pero Bryant dijo que el objetivo final de los trabajadores electorales es permitir que todos los votantes emitan su voto, incluso aquellos que les hacen pasar un mal rato.

“Tenemos que llegan a un punto medio las personas”, dijo Bryant. “Ciertamente no te hace sentir muy buen cuando te gritan, pero solo tratas de sonreír y ser amable y llevarlos a su objetivo final”.

Escrito por Heather Bushman.Póngase en contacto con Heather a través de hbushman@alligator.org. Síguela en Twitter @hmb_1013.

Traducido por Maria Victoria Camacho. Póngase en contacto con Maria a través de mariavcamacho12@gmail.com

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Heather Bushman

Heather Bushman is a fourth-year journalism and political science student and the enterprise elections reporter. She previously wrote and edited for the Avenue desk and reported for WUFT News. You can usually find her writing, listening to music or writing about listening to music. Ask her about synesthesia or her album tier list sometime.


Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2022 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.