Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Saturday, May 18, 2024

Estudiantes de la UF discuten la intersección cultural entre las comunidades latina y LGBTQ

Los estudiantes buscan igualdad y aceptación mientras desafían las normas culturales

Miguel Pascual, estudiante guatemalteco de primera generación en su segundo año en UF, está orgulloso de su herencia latina. Durante su tiempo libre, disfruta ayudando a otros estudiantes de primera generación a reconocer esta admiración cultural por medio del desarrollo de sus habilidades de liderazgo.

Aunque las contribuciones del joven de 19 años como miembro de la comunidad latina son bien reconocidas por sus compañeros, Pascual a menudo lucha por integrar esta importancia con su identidad gay por temor a ser juzgado por sus compañeros, amigos y cultura.

Si bien identificarse como LGBTQ puede ser una lucha individualizada, para algunos, la intersección entre la herencia y la identidad puede provocar una fuerte sensación de inestabilidad abrumadora.

Algunos de sus amigos de ascendencia hispana veían a la comunidad LGBTQ como rara o fuera de la norma, dijo Pascual. Las experiencias de Pascual ignorando las suposiciones sobre su identidad lo han llevado a sentirse incómodo al expresarse en la Florida, un estado que ha aprobado numerosos proyectos de ley relacionados con la comunidad LGBTQ.

“Hay momentos en los que simplemente no me siento cómodo diciéndole a la gente que soy gay”, dijo Pascual.

Pero el cuerpo estudiantil latino de UF continúa rechazando estas creencias injustificadas de la institución y creando un espacio seguro para que todas las comunidades prosperen.

Oscar Santiago Perez, presidente del Senado de Gobierno Estudiantil del Partido Change, ha dedicado parte de su candidatura y presidencia a crear más inclusión para la comunidad LGBTQ en el campus universitario.

“He sido un gran defensor de la comunidad LGBTQ y quiero seguir haciéndolo durante mi término actual como presidente” dijo Perez.

Perez, de 20 años, es puertorriqueño y se identifica como no binario. Además de servir en el gobierno estudiantil, está terminando su mandato como tesorero de la Unión Estudiantil del Orgullo, y es el presidente entrante de Voluntarios para Asuntos Estudiantiles Internacionales. También ha trabajado con la Asociación de Estudiantes Hispanos en el pasado.

Perez ha ocupado cargos importantes durante su tiempo en la UF, pero esa autoridad no ha quitado sus sentimientos de restricción. Él cree que necesita limitarse por miedo a lo que dirán los demás, dijo.

“Creo que es un tabú de cierta manera dentro de los círculos hispanos”, dijo. “Especialmente cuando no estás muy seguro de si tus padres te aceptarían”.

Si bien Perez se sintió cómodo discutiendo su identidad con su madre, todavía sigue tratando de construir ese tipo de conexión con su padre, dijo.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

Fuera de su hogar, Perez cree que la UF le ha dado un ambiente seguro y cómodo para ser auténtico y continuar abogando por la autenticidad en la vida de los demás. Ha encontrado grupos acogedores y amigos que lo apoyan y lo elevan a él y a su identidad, dijo.

“He podido discutir temas LGBTQ de una manera constructiva, productiva y segura”, dijo.

Otros estudiantes han recibido una combinación de comentarios negativos y positivos de amigos y familiares.

Otros estudiantes, como la alumna de segundo año de la UF, Sarah Wutzler, reconocen el apoyo que han recibido de su familia a pesar de recibir algunas reacciones negativas.

“Tener otras personas LGBTQ en mi familia me ha ayudado mucho a aceptar mi propia identidad, pero también ha causado muchas peleas y controversias dentro de mi familia”, dijo Wutzler. 

Wutzler es una cubanoamericana de 18 años y se identifica como una mujer queer cisgénero.

“Una de mis mayores luchas es que muchos de mis valores culturales latinos han chocado con mi identidad LGBTQ+”, dijo Wutzler. “Tuve que aprender a equilibrar eso sin dejar de sentirme orgullosa de ambas identidades”.

Wutzler es embajadora AWARE del Centro de Asesoramiento y Bienestar, directora del Comité de Disparidades de Salud y Medicina y miembro de la Asociación Americana de Estudiantes de Medicina . También es voluntaria en el Centro de Oportunidades, donde es tutora de adultos con enfermedades mentales.

Estando en la carrera de medicina y especializándose en la psicología, reconoce el descuido generalizado de la salud y el bienestar de la comunidad LGBTQ no solo dentro de la UF sino en todo el estado y la nación.

“El aumento de la legislación anti-LGBTQ es alarmante y se siente como una amenaza no solo para mi seguridad física sino también para mi salud mental y educación”, dijo Wutzler.

Ha encontrado un espacio seguro con sus amigos queer y otros estudiantes LGBTQ, pero no considera que la UF sea un ambiente cómodo, dijo.

Wutzler se siente afortunada de que su familia inmediata acepte su identidad, incluso si su familia extendida no comparte los mismos valores. Hay una mezcla de opiniones sobre religión, raza, edad y normas sociales de Cuba, dijo.

“Todavía no he hablado con toda mi familia sobre mi identidad por esto”, dijo.

Independientemente de los puntos de vista conflictivos, Wutzler tiene la esperanza de que su familia eventualmente pueda comenzar a aceptar sus creencias y su identidad. Ella también quiere poder entender los de ellos.

“Estoy trabajando para tener conversaciones con mi familia para comprender sus perspectivas y espero que ellos comprendan la mía”, dijo. “Esto no siempre funciona, y raramente es fácil, pero ayuda a fomentar el amor y algo de compasión incluso a pesar de las diferencias”.

La intersección entre las comunidades latinas y LGBTQ ha presentado desafíos, pero ha ayudado a las familias a comprender mejor las diferencias.

“Soy afortunado de haber crecido en un hogar que no se opone a quién soy ó a qué me identifico”, dijo Pascual. “Pero si hay otras personas que no son necesariamente tan afortunadas como yo, hay recursos a los que pueden recurrir – sistemas de apoyo fuera de su hogar y que, con suerte, mejoraran con el tiempo”.

Póngase en contacto con Nicole por nbeltran@alligator.org. Siguela en Twitter @nicolebeltg

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Nicole Beltran

Nicole Beltran is a second-year journalism and economics major. This is her first semester as the race and equity reporter. She has previously worked as a translator and editor for El Caimán. In her free time, she enjoys watching movies, trying new foods and drawing.


Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2024 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.