Protest13

An “If all lives matter why are you silent” sign is held at the protest starting at Heavener of August 28, 2020, in Gainesville, Fla.

This story was translated by Sofia Echeverry 

El viernes por la noche, Scottie Lewis, un miembro del equipo de baloncesto de UF, le habló a más de 200 manifestantes sobre sus miedos de ser víctima de la brutalidad policial como hombre negro.

Lewis compartió que tenía miedo de que un día su mamá recibiría una llamada diciéndole que su hijo había sido asesinado o golpeado por la forma en que lo percibe la sociedad.

Más de 200 personas enmascaradas se reunieron en la intersección de la avenida University y la calle 13. Desde allí, marcharon hasta la plaza comunitaria Bo Diddley para protestar por el tiroteo de Jacob Blake, un hombre negro de 29 años que fue disparado mientras se montaba a su carro luego de que la policía lo atacara con un teaser.

Los manifestantes se agruparon debajo de una arcada y gritaban consignas mientras que los carros pasaban. Algunos levantaron el puño mientras que otros les gritaron a los manifestantes. 

Scottie fue acompañado por atletas estudiantiles de UF de los equipos de baloncesto, fútbol americano y gimnasia. Dan Mullen, el entrenador principal de fútbol americano, también marchó junto a ellos. 

La manifestación ocurrió en el aniversario 57 de la marcha en Washington, donde miles se reunieron para exigir derechos civiles y el Dr. Martin Luther King dio su famoso discurso “I have a Dream”. Esta manifestación fue solo una entre miles de protestas realizadas a nivel nacional el día del aniversario que incluye una reunión de más de 1,000 personas en Washington D.C.

La manifestación del viernes pasado fue la primera grande porque los estudiantes de UF están regresando al campus. Normalmente de 15 a 20 personas asistían a las protestas durante el verano organizadas por Gainesville en nombre de la Justicia Social, explicó Amanda Lewis, una administradora del grupo que organizó el evento.

El grupo local se compone de más de 1,000 miembros y organizó más de 15 protestas este verano, añadió Lewis, quien es una estudiante de doctorado en criminología, derecho y sociedad de 27 años en UF. Eventos anteriores sucedieron simultaneamente con los nacionales después de la muerte de George Floyd, un hombre negro de 46 años quien fue asesinado por la policia el 25 de mayo. 

La manifestación fue solo la última en una serie de protestas locales de Black Lives Matter. Las protestas empezaron a las 5 de la tarde con enfoque en la brutalidad policial contra las personas de color. 

Durante la protesta del viernes, Scottie Lewis dijo que las metas mencionadas en el discurso de King no se han cumplido. 

Lewis comentó que el hecho de que todavía están peleando por convertir ese sueño en realidad es una locura. 

La manifestación empezó a las 6:15 de la tarde. Los manifestantes llevaban carteles con frases como “Las Vidas Negras Importan” y “Sin Justicia No Hay Paz” escritas con marcadores y pintura. El sello de Florida en el pavimento fuera de Heavener Hall fue decorado con velas y flores. 

Consignas como “diga su nombre: Jacob Blake” impregnaron la avenida University mientras que los manifestantes bloquearon el carril derecho hacia el este, seguidos por patrullas de Gainesville. Algunos carros pitaron para demostrar su apoyo y otros les lanzaron insultos a los manifestantes. Sin embargo esto no los detuvo, siguieron marchando y subiendo el volumen de sus cantos para bloquear las provocaciones. 

Blake quedó paralizado de la cintura hacia abajo después de que el policía Rusten Sheskey le disparó cuatro veces en la espalda el domingo en Kenosha, Wisconsin. Según su padre, Jacob Blake Sr., Blake está vivo pero sigue hospitalizado.

Scottie lideró a los manifestantes durante la protesta. Él le contó a The Alligator que había ido para generar conciencia sobre el racismo sistémico y explicó que hay mucha gente que no cree que lo que está pasando verdaderamente esté pasando. 

Esta no es la primera protesta de Scottie quien comentó que organizó protestas durante el verano cerca a su ciudad natal de Bronx, Nueva York. Para Scottie, las protestas le permiten ser el defensor de la gente silenciada.

Él dice que los atletas deben ser la chispa que empieza el cambio político porque tienen unas de las voces más fuertes del país debido a su presencia en las redes sociales y pueden usar esa plataforma para denunciar la injusticia. 

Scottie sostiene que la gente se olvida que los atletas eran personas antes de que fueran atletas y que la gente asume erróneamente que no han vivido ciertas experiencias. 

Alex Magee, una estudiante de ingeniería exploratoria y gimnasta de 18 años en UF, marchó con otros atletas que salieron a la manifestación después de recibir un email del Consejo De Atletas Estudiantiles Negros de UF. 

Magee explicó que se unió a la protesta porque ella, su hermano menor y su padre podrían ser victimas de la brutalidad policial por ser negros.

Magee dijo que no deberían estar rogándole a la gente que los trate con justicia e igualdad.

Cuando la multitud llegó a la plaza Bo Diddley, tuvieron un momento de silencio de 8 minutos y 46 segundos en honor a George Floyd. Muchos manifestantes se sentaron. Algunos inclinaron la cabeza. El único ruido en la plaza fue el de las hojas que susurraban en el viento y los carros que pasaban.

Después del momento de silencio, Scottie Lewis le dijo a la multitud que ellos solo piden ser vistos como personas. La multitud marchó de vuelta a la intercesión y los cantos desvanecieron lentamente.