Skip to Content, Navigation, or Footer.
We inform. You decide.
Monday, October 18, 2021
Alachua County School Board candidates

From racism to reopening, school board candidates shared their ideas on several hot topics before the Aug. 18 election

This story was translated by Guamay Martell

Los candidatos a la Junta Escolar del Condado de Alachua discutieron en un foro en línea sobre el racismo sistémico, la zonificación y la estabilidad de las escuelas y los planes de reapertura.

El foro, moderado por Dayspring Baptist Church y United Church of Gainesville, se transmitió en la página de Facebook de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, o NAACP por sus siglas en inglés, del condado de Alachua. Las próximas elecciones de la junta escolar tendrán lugar el 18 de agosto. Los residentes del condado votarán por quienes ocuparan el puesto del Distrito 2 y del Distrito 4.

Khanh-Lien Banko, hija de un inmigrante vietnamita y un veterano de Vietnam, fue nombrada voluntaria del año por el Departamento de Educación de la Florida del 2018 al 2019. Ella se postuló para un puesto en el Distrito 2.

Diyonne McGraw es una ex oficial encargada de otorgamiento de libertad condicional con más de 25 años de experiencia en los servicios judiciales del condado de Alachua. Además, ella trabajó como ex administradora intensiva de casos con Meridian Behavioral Healthcare. Ella también se postula para un puesto en el Distrito 2.

Una de las candidatas para un puesto en el Distrito 4 es Sande MacLauren Calkins, quien se retiró recientemente después de 38 años como directora de la Asociación de Educación del Condado de Alachua. Calkins también fue comisionada de la ciudad de Gainesville de 1996 a 1999.

Leanetta McNealy tiene 38 años de experiencia como maestra de primaria y directora. Ella fue elegida miembro de la junta escolar en el 2012 y se postula para la reelección de su puesto en el Distrito 4.

Racismo sistemático

Banko dijo que la igualdad en las escuelas se define cuando se brinda a todos los estudiantes las herramientas que necesitan para aprender. Por ende, señaló el nombre de la escuela primaria J.J. Finley Elementary School como ejemplo de racismo sistémico en las escuelas públicas del condado de Alachua.

Durante muchos años, la escuela lleva el nombre de un general confederado y arquitecto de la cultura del linchamiento en el condado, alguien que no habría permitido que muchos estudiantes recibieran una educación, agregó Banko.

Calkins dijo que cree que el racismo sistémico está presente en algunas escuelas de East Gainesville, donde los estudiantes luchan constantemente para ponerse al día.

Enjoy what you're reading? Get content from The Alligator delivered to your inbox

"La igualdad es asegurarse de que cada niño en cada escuela tenga los mismos materiales, recursos y calidad de instructores, sin importar a dónde vaya o quién sea", dijo.

McGraw dijo que el 70 por ciento de los niños afroamericanos y el 84 por ciento de los estudiantes con discapacidades no tienen un buen desempeño en lectura y matemáticas, en comparación con el 26 por ciento de los niños blancos.

McNealy estuvo de acuerdo y agregó que el racismo sistémico aparece en el desempeño de los estudiantes. Ella cree que todos en la junta escolar deben hacer todo lo que esté en su poder para acabar con la brecha de rendimiento. Para McGraw, un ejemplo de racismo es la segregación de las escuelas en el este y oeste de Gainesville.

Zonificación escolar

El distrito escolar debe revisar su política de zonificación e incluir a todos los vecindarios en la conversación, según dijo Banko. Para él, es primordial que los estudiantes aprendan en escuelas con diversidad.

Calkins estuvo de acuerdo, y agregó que es importante hablar sobre el racismo y el valor de las personas y sus diferencias.

La “línea roja” es un proceso en el que los inversores trazan líneas rojas basadas en la demografía, alrededor de los vecindarios en los que se negaron a invertir.

Sin embargo, a pesar de que son ilegales, la línea roja se utiliza todavía a través de la zonificación y la presencia de programas en algunas escuelas según McGraw, quien explicó que la junta escolar debe asegurarse de que todas las escuelas tengan los recursos que necesitan para que los estudiantes tengan éxito.

Mientras enseñaba en varias escuelas de Gainesville, McNealy dijo que notó una diferencia entre Prairie View y Duval Elementary en East Gainesville y las escuelas primarias Hidden Oak e Irby en West Gainesville. Aún existe la segregación racial y sus efectos siguen presentes en el sistema escolar, según sus declaraciones.

Estabilidad escolar

Incluyendo directores interinos, Lake Forest Elementary School ya ha tenido cinco directores en el último año. Esto representa una gran inestabilidad para los niños, el personal, los padres y la comunidad. McNealy ha expresado “sentirse atónita por todo lo que está sucediendo”.

Por su parte, Calkins expresó que se reunió con algunos maestros de Lake Forest Elementary School, quienes dijeron que sus alumnos opinan estar en una escuela de baja calidad.

McGraw resaltó que faltan cambios necesarios en el distrito escolar. La junta carece de liderazgo y experiencia en la recuperación al cambio y en ayudar a las escuelas a realizar la transición entre maestros y directores.

A pesar de que los nuevos maestros que ingresan a las escuelas de East Gainesville no tienen tanta experiencia, estos están llegando con nuevas ideas y carecen de recursos. Solo necesitan apoyo para sentirse parte de la familia educativa de las escuelas públicas del condado de Alachua.

Aunque las escuelas tienen nuevos profesores, ellos no son tan experimentados como los maestros en las escuelas de West Gainesville, dijo. Por esta razón, la junta escolar necesita encontrar formas de incentivar a los maestros para que asistan a las escuelas de East Gainesville y así puedan aprender de ellos.

Planes de reapertura

La junta escolar debe trabajar en conjunto con el Departamento de Salud del condado y el estado para definir si las escuelas pueden reabrir de manera segura, según dijo Banko. “Hay que asegurarse de que los trabajadores se sientan seguros y cómodos desarrollando su labor”.

Por otro lado, de acuerdo con Calkins, si el número de casos positivos sigue aumentando, la escuela debería darse de manera virtual durante las primeras nueve semanas o al menos hasta que se sepa que los estudiantes, maestros y personal estarán regresando a un lugar seguro.

Si no es seguro regresar a la escuela, la junta escolar tendrá que buscar otras opciones, dijo McGraw y agregó que no todos los estudiantes tienen acceso a una computadora portátil.

McNealy dijo que está de acuerdo con McGraw. A pesar de que no será fácil para algunas familias mantener a sus hijos en casa, la salud debe ser la prioridad de todos.

Support your local paper
Donate Today
The Independent Florida Alligator has been independent of the university since 1971, your donation today could help #SaveStudentNewsrooms. Please consider giving today.

Powered by SNworks Solutions by The State News
All Content © 2021 The Independent Florida Alligator and Campus Communications, Inc.